Facebook Twitter Google +1     Admin

De cómo el periodismo te embrutece

No te puedes echar a llorar por un par de muertos desconocidos, por unos muertos por los que seguramente nadie ha llorado. Aunque los muertos se presenten ante tus ojos en medio de un descampado en un día de lluvia, tumbados juntos en una misma cama, carbonizados e intactos sobre la montaña minúscula de cenizas de lo que fue su casa. No te vas a poner a llorar.

Esta pasada madrugada dos personas han fallecido mientras dormían en el interior de una chabola de Leganés a causa de un incendio. Según apuntan los testigos, el origen del fuego pudo ser una vela que las víctimas utilizaban para alumbrar y calentar la estancia. Unos diez habitantes de las chabolas vecinas intentaron sofocar las llamas echando paladas de nieve pero murieron asfixiados por el humo antes de que pudieran llegar los bomberos. En pocos minutos, la infravivienda quedó completamente reducida a cenizas, ya que estaba construida a base de puertas viejas de madera, telas y cartones. Los fallecidos eran una mujer de 29 años y un hombre de 38 que según el Ayuntamiento, habían rechazado en varias ocasiones la ayuda de los servicios sociales.

Alguien me dijo una vez que cómo éramos tan brutos los periodistas, que ni siquiera nos molestábamos en decir "fallecidos". Que si no nos dábamos cuenta de que era ofensivo para los familiares escuchar en todos los medios que uno de los suyos está "muerto". Es verdad que cuando tienes que informar sobre un suceso con víctimas mortales muchas veces no te paras a pensar en la gravedad de los hechos desde un punto de vista puramente humano, no sientes el drama sino que informas y punto: cuentas lo que estás viendo y punto, hablas de lo que te han contado que ha sucedido y punto, interrogas (a menudo con poco tacto) a los testigos y punto: esperas en la calle o en el bar de enfrente a que el juez levante el cadáver y punto, coges el coche y te vas.

A veces ni siquiera eso. Ponemos el micrófono al primero que pasaba por allí y tenga algo que decir, o a los típicos vecinos que se arremolinan en medio de la calle en cuanto ven policía y cámaras, esos que siempre, sepan lo que sepan de las víctimas, quieren hablar. Si con suerte hemos llegado con tiempo al lugar del siniestro, tendremos al menos la oportunidad de utilizar el criterio y la sentatez para desechar esas declaraciones hechas por puro afán de protagonismo de los falsos testigos. Si con suerte tenemos criterio.

 

Miércoles, 13 de Enero de 2010 02:10 Elena #. Periodismo

Comentarios » Ir a formulario

entretanto

Autor: Alguien que leyó por que ponía por aquí...

También hay ocasiones en las que no queda lugar al criterio, en el que te ves obligado a informar de un suceso-historia-noticia que no consideras que debiera aparecer en los medios de comunicación sino que debería reservarse a la intimidad de una familia rota por el dolor. Nuestro trabajo es informar, sí, pero no acosta de cualquier cosa, no olvidando nunca que, ante todo, somos personas...

Fecha: 13/01/2010 17:20.


Autor: Anónimo

Somos personas e informamos sobre personas y para personas, totalmente de acuerdo, sí...

Fecha: 13/01/2010 19:21.


gravatar.comAutor: Alma

Vivimos tan corriendo y somos tan sumisos, tan jóvenes e ingenuos cuando llegamos a nuestro primer trabajo en una radio, en un periódico, una web o la tele, que vamos donde nos dicen, corremos, y cualquier testimonio nos vale... Y sin darnos cuenta, con esa costumbre nos quedamos. Y sí, uno de esos días sensibles te pones a llorar porque hay que montar unas imágenes de los pobres niños que se quedan sin familia tras aquellos tsunamis de Indonesia... Y no les conoces, pero no entiendes por qué hay que mostrarlo, y no sabes si hay que hacerlo o no... Yo nunca lo sabré.

Fecha: 14/01/2010 23:19.


gravatar.comAutor: David Fergar

Triste anécdota: estaba yo en el norte de castilla, haciendo sucesos, un domingo. Hubo un acciente de una pareja joven en la sierra de cantabria. El chico muere y la chica queda herida. dos jovenes de valladolid. En la redaccion, no me preguntes por que, se empiezan a hacer bromas del cochazo que llevaba el pobre chaval. Por no ponerme a llorar, me uno a la conversación. Dos muertos sin cara y sin nombre no son más que el producto de una noticia.
Hasta el dia siguietne, cuando mi padre me dice: david, te has enterado que el novio de isabel, tu compañera del instituto, ha muerto en un accidente y ella esta herida?
joder, digo yo, sí, dí la noticia yo, y me siento como una auténtica rata de cloaca.
el periodismo nos embrutece

Fecha: 16/01/2010 18:35.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris