Facebook Twitter Google +1     Admin

Lo que se puede perdonar y lo que no

“Lo hago para que no me lo perdones. Para que no puedas perdonarme. Lo hago para que, si intentas perdonarme, yo no pueda permitir que me perdones”.

¿A alguien le suena esto de algo? Me lleva rondando por la cabeza desde hace varios días y no recuerdo dónde he escuchado esta frase tan brutal. Qué terrible tiene que ser lo que ha hecho esa persona para llegar a decir algo así. Y qué honesto también. Me da la impresión de que el agresor, por llamarlo de alguna manera, debió querer mucho a esa otra persona a la que ahora está ofendiendo tanto, para que no quiera ser merecedor de su perdón. Pero cómo puede entonces haberle causado un daño tan grave...

Pero estoy conjeturando; sólo sé que cuando me asaltó de repente esta frase, yo andaba pensando en las cosas que se pueden perdonar y las que no, los daños que se pueden olvidar y los que no, los que se deben tolerar y los que no, siempre según mi punto de vista, claro, porque siempre dependen de uno mismo, de los límites y principios que tiene cada persona.

Y he recordado que alguna vez yo me dije “esto no se lo perdono”. Pero no soy capaz de recordar qué ni a quién. Ni me importa, una buena señal.


Jueves, 11 de Febrero de 2010 01:32 Elena #. Cotidiano

Comentarios » Ir a formulario

entretanto

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris