Facebook Twitter Google +1     Admin

Alma mía

Ayer en Madrid había dentro del mismo teatro decenas de almas como el alma mía, disfrutando de la poderosa voz de Pedro Guerra, emocionándonos con las mismas historias, temblando a veces, con el vello de punta, conteniendo la respiración durante unos silencios que él sabe llenar de magia y riéndonos también todos juntos con sus anécdotas. Y a la vez seguro que cada uno estábamos recordando nuestras propias historias, evocando nuestros propios recuerdos, cada uno buceando dentro su propio corazón.

 

No hacía falta nada más para detener el transcurso del tiempo, para alejarnos del ruido de la vida cotidiana. Ahí fuera el mundo se podía estar cayendo. Ése es su don y su talento, el poder de su música que acaricia el alma y el oído. El poder de un hombre solo en medio de un escenario vacío, que es capaz de convocar grandes pasiones con la sola ayuda de su guitarra y su voz.

Lunes, 01 de Marzo de 2010 19:32 Elena #. Recomendaciones

Comentarios » Ir a formulario

entretanto

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris