Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2010.

Elegir el silencio

 

No sé quién dijo: “si lo que tienes que decir no es más bello que el silencio, no digas nada”. Quizá por eso a veces rompo mi propósito de año nuevo no escribiendo en este blog. Reconozco que hay veces que me dejo llevar por la pereza, que llego al final del día atropellada por la vorágine de la jornada y no encuentro el silencio para escuchar las palabras que lo describan y al final no tengo nada que (quiera) contar.

Otros días el silencio es fruto de una decisión consciente: esquivo encender el ordenador en mi día libre porque sé que inevitablemente leeré el correo del trabajo. También hay días en que elijo el silencio porque prefiero morderme la lengua, y días en que no escribo porque simplemente estoy ocupando mi tiempo en vivir.

02/05/2010 23:23 Elena #. Cotidiano Hay 1 comentario.

Este oficio de marmotas

 

Se supone que “noticia” es, por definición, algo nuevo, y que nuestro oficio consiste en difundir algo que no se sabía, pero cada vez esto se parece más al Día de la Marmota. Hoy me siento atrapada en el tiempo, dando vueltas en círculos concéntricos, hablando y volviendo a hablar sobre el mismo tema.

Es ya el tercer año que cubro la celebración de la fiesta del Dos de Mayo en Móstoles, y no es que crea que no tiene sentido retransmitir los actos; de hecho, me gusta difundir las tradiciones y un pedacito de nuestra historia. Además, sin ironías, me apasionan los directos, es lo que más me gusta del periodismo: pasarme toda la mañana soleada del domingo entre la multitud y ahora entrevistar a una señora vestida de goyesca, ahora a un mariscal de las tropas de Napoleón, ahora ponerme a contar yo sola que está teniendo lugar la misa en honor a los alcaldes de Móstoles que firmaron el bando que dio origen a la guerra de la Independencia, ahora pruebo un pastel que me ofrece un artesano de la feria y hablo casi con la boca llena, ahora me tengo que alejar porque no se me escucha con el ruido de la charanga, ahora relleno estos minutos de radio hablando aunque no tenga nada que contar, ahora resumo a bote pronto unos discursos que acabo de medio escuchar... y se pasa rápidamente una mañana igual a la del año pasado y a la del siguiente... y la disfruto, no sé de qué me quejaba tanto esta mañana cuando no me podía estar creyendo que ya estuviera sonando el despertador.

02/05/2010 23:48 Elena #. Periodismo Hay 1 comentario.


Mi Lucho ya es mayor

Parece que fue ayer. Fue un parto con ayuda, porque hacía años que no tocaba un coche y me dio miedo sacarlo sola del concesionario, con ese suelo tan brillante y esa cuesta tan empinada que daba a una calle con tanto tráfico. En sus papeles ponía que era un coche de color 'azul lucía', así que decidí llamarle Lucho como femenino de Lucía, porque obviamente era un macho (el coche, el vehículo, el automóvil), y acerté, resultó ser además todo un Luchador, que no se amedrentaba ante los camiones de la Carretera de Andalucía que cogía todos los días por aquel entonces para ir a trabajar.

Echo ahora la vista atrás y me siento vieja de repente, como si mi bebé tuviera que hacer ya la primera comunión. Tengo que llevarle esta semana a pasar la ITV, que a mí siempre me ha sonado a algo que tienen que revisarle a los viejos, ¡si el mío está hecho un chaval! Sé que es ley de vida, que es inevitable que pase el tiempo y deje su huella... sólo espero que no llegue pronto el momento de que abandone el nido.

03/05/2010 23:56 Elena #. Cotidiano Hay 2 comentarios.

Un periodista no es un propagandista

 

Dice el diccionario de la RAE que Propaganda es la “acción o efecto de dar a conocer algo con el fin de atraer adeptos o compradores”. Y como el oficio del periodista no es el del mercader, no deberíamos cubrir ruedas de prensa sin preguntas. Si los políticos convocan actos en los que no nos dejan preguntar, no nos están dejando informar, nos están pidiendo que hagamos propaganda, y no es nuestro trabajo ser meros altavoces de sus eslóganes.

Si no les gusta que les hagamos preguntas, se han equivocado de profesión, porque nuestro trabajo es preguntar y el suyo, cuando nos convocan, responder para que podamos informar a los ciudadanos a los que ellos se deben. Y si no, que no nos hagan perder el tiempo acudiendo a convocatorias que podrían solucionar enviándonos su discurso por correo electrónico, y ya veremos nosotros si lo difundimos o no. Basta ya de convocar a los periodistas sólo para ver cómo se hacen la foto y se dan mutuamente jabón, que no hay quien se lo crea.

04/05/2010 21:19 Elena #. Periodismo Hay 1 comentario.

En la ruta del alcalde díscolo

Hoy me he quedado a gusto. He preguntado todo lo que no pude preguntar ayer. Y a los mismos alcaldes que me esquivaron de muy buenas maneras para luego hacer declaraciones en exclusiva a una agencia. He tenido que hacer como que me interesaban los actos a los que nos han convocado, e incluso les he hecho preguntas alusivas a ese tema del que ellos sí querían hablar, porque hasta cierto punto sí eran interesantes, pero todos sabíamos a qué juego estábamos jugando.

05/05/2010 23:28 Elena #. Periodismo No hay comentarios. Comentar.

El poder de los posesivos

Resulta que estamos ya a día 6 y la garrapata con la que vivo no me ha pagado su parte del alquiler, que puntualmente mi banco transfiere a la cuenta de la casera. La tía se hace la remolona con la excusa de que vaya jaleo ha tenido estos días por las mañanas, pero a ver bonita, todos estamos muy ocupados y si metes una tarjetita de plástico en los cajeros te dan billetes.

Encima, con una desfachatez inaudita, bromeando me ha propuesto hacerme la cama y sacar la basura y hacer por mí la compra para compensar el retraso, pero yo no acepto limosnas, prefiero que se sienta en deuda conmigo, por eso me he enganchado al uso del poder de los posesivos.

Ahora le obstaculizo el paso para que me pida permiso para usar mi cocina y me he inventado un toque de queda para ocupar mi baño y le pongo hasta limitaciones para pisar mi suelo cada vez que quiere salir del cuarto. Claro que la factura del ADSL con el que publico este post la paga ella, pero el router está en mi casa, y a ver qué hace ella con unos cables sueltos en medio de la calle.

Es tan divertido sentirse una poderosa y tirana propietaria que creo que mañana voy a hablar con mi banco para que no acepten de momento la transferencia de la que, con todo cariño, es mi garrapata.

06/05/2010 00:42 Elena #. Divertimentos Hay 2 comentarios.

Lavarse las manos ayuda a decidir

¿Será tan sencillo el remedio contra mi indecisión crónica?

Lavarse las manos ’aclara’ las dudas de una decisión difícil

MADRID.- ¿Iremos de vacaciones a Roma o a París? ¿Me compro el vestido blanco o el negro? De postre, ¿tarta de chocolate o de queso? Estas pequeñas elecciones entre opciones igualmente atractivas, dejan en nosotros una cierta sensación de duda (¿habré elegido bien?) bautizada en psicología como disonancia cognitiva post decisional. Un gesto tan sencillo como lavarse las manos podría ayudar a nuestro cerebro a estar satisfecho con la elección.

www.elmundo.es/elmundosalud/2010/05/06/medicina/1273163371.html

07/05/2010 21:16 Elena #. Recomendaciones No hay comentarios. Comentar.

Sorpresas te da la vida

Esta obsesión mía por guardarlo todo da al cabo de los años sus frutos. Tengo la manía de no tirar nada, de darle quizá demasiado valor simbólico a los objetos. La preocupación por no desprenderme de los recuerdos físicos y de guardar todo lo que en el momento tiene significado a veces me juega malas pasadas, cuando me encuentro al cabo del tiempo con objetos que ya son sólo cosas, a las que no consigo asociarles el recuerdo de una persona o de un momento especial.

 

Ahora entiendo a quien una vez me dijo que no quería convertirse en un recuerdo guardado en una de mis cajitas y no me dio su teléfono ni su dirección. Claro que en este mundo nadie es invisible si te empeñas en buscarlo; al cabo del tiempo me encontró y nos reconocimos y volvimos a barajar las cartas hasta que volvió a convertirse de nuevo en un recuerdo encerrado en una de mis cajitas, una de las que hoy abro con asombro mientras busco complementos para un disfraz.

No queda ni rastro del sentimiento pero está su huella, distante y fría. Tan lejana y remota que no consigue ni calentarme en la cara una sonrisa que sea el eco de aquella felicidad.

08/05/2010 15:06 Elena #. Cotidiano Hay 1 comentario.

Destellos de un domingo gris

En este mismo domingo, en torno a la misma taza de café, caben muchas personas. Igual hay gente que no ve más allá de su ombligo, gente que sólo ve lo que quiere ver, que sólo escucha lo que quiere oír y que sólo habla de lo que ha venido a hablar.

 

Hay también gente que sólo sueña sueños prefabricados, pero al final de este día nublado salen a relucir las personas que brillan con luz propia, y decido quedarme con su brillo que ilumina todo alrededor. Con la gente que construye sueños a cada paso, con las miradas que brillan después de llorar.

 

No tiene ningún mérito: es fácil quedarse sólo con lo bueno del día, olvidarse de todo lo malo si acabo de llegar de una sesión de magia. Cómo no irse a la cama con una sonrisa, cómo no quedarse deslumbrada si en este mundo también hay gente que dedica su vida a crear ilusiones, gente que es capaz de crear una atmósfera mágica en la que se traspasa por el aire el pensamiento, un mundo en el que las cuchillas pueden enhebrarse dentro de la boca, una cuerda sola es capaz de pescar la carta elegida y las letras escritas en una pizarra se cambian para escribir otra palabra si el mago pasa por delante sus mágicos dedos.

 

También yo soy de las que sólo ven lo que quieren ver, de las que sólo sienten lo que quieren sentir: el mago me ha convencido de que apretando un puño en el aire, aparecería en mi mano una moneda. Todo el público ha podido oírla precipitarse hacia el fondo de un cubo metálico, pero además yo juro que la he sentido en mi propia mano caer.

10/05/2010 02:24 Elena #. Literatura No hay comentarios. Comentar.

Si quieres te lo digo haciendo el pino

... Me contestó un político la semana pasada indignado. No quería hablar y habló, aunque no contestó a lo que yo le estaba a esas alturas ya repreguntando. No le dije que vale porque total, trabajo en radio, pero me encantó la respuesta, esa bordería que delataba su nerviosismo por el tema sobre el que quería a toda costa aparentar normalidad, porque sin responder explícitamente decía exactamente lo que yo esperaba oír.

Si de verdad mi pregunta no fuera la pregunta, habría salido por peteneras como es habitual, pero no supo y hoy se ha arrepentido; delante de todos los periodistas ha dicho que tenía que hablar conmigo, me ha cogido del brazo y me ha pedido perdón. No estuvo bien esa "salida de tono", me ha dicho. Ojiplática me quedo, como diría una amiga mía, pero se agradece el gesto y la voluntad.

No sé si nos hemos acostumbrado a que nos traten como tontos, pero yo no esperaba ni siquiera consideraba necesaria una disculpa, es más, me lo ha tenido que recordar. Porque al fin y al cabo, los dos sabemos que yo estaba haciendo mi trabajo y él el suyo, los dos estamos jugando al mismo juego, tanto la semana pasada como hoy.

 

11/05/2010 02:23 Elena #. Periodismo No hay comentarios. Comentar.

Licencia para soñar

Sobre todo despierta y sobre todo ahora que he perdido mis poderes. No voy a parar de soñar al menos hasta que me detengan los agentes de la autoridad porque, como decía George Lucas, "los sueños son sumamente importantes. Nada se hace sin que antes se imagine".

 

12/05/2010 01:05 Elena #. Cotidiano No hay comentarios. Comentar.

Rodeada de personas felices

20100514013127-aupa-atleti2.jpg

Está visto que a este país sólo lo levanta el fútbol. Era un día repleto de malas noticias y jamás me he encontrado con tantas personas felices. A mí no es que no me guste, es que siempre me ha sido indiferente el fútbol, y nunca me ha entrado en la cabeza que una persona diga seriamente que el día que peor lo ha pasado en su vida es el que casi vio perder a su equipo. Pero hoy me ha poseído una atlética, me he bajado a un bar a ver el partido y he gritado los goles y me ha dado rabia el empate y me han dolido las faltas y me he puesto nerviosa cuando nos íbamos a la prórroga y al final Neptuno ponte guapo, que vamos para allá.

 

Yo que nunca había visto un partido de fútbol entero (excepto alguno de la Selección), me he ido a la plaza de Neptuno a cruzarme con personas felices, a contagiarme de alegría y a corear el trocito que me sabía de las canciones. Todo el mundo estaba contento por el centro de Madrid y no era para menos, fue un triunfo merecido e histórico, sufrido como sólo saben sufrir los del Atleti. Daba gusto volver caminando a casa sonriéndole a tantos desconocidos con camisa rojiblanca, recibiendo tanta alegría porque sí. "Hijo: por esto somos del Atleti", decía una pancarta. Me alegro por ellos pero comparto desde lejos la alegría, incapaz de sentir esa pasión pero sabiendo, como decía Rousseau, que “todas las pasiones son buenas mientras uno es dueño de ellas, y todas malas cuando nos esclavizan”.

13/05/2010 02:08 Elena #. Cotidiano No hay comentarios. Comentar.

El pensamiento circular

Yo no soy de las que se arrepienten después de haber hecho algo. A veces sí, claro, pero por inconsciencia o ignorancia, no porque no lo haya pensado lo suficiente, con eso soy bastante pesada. Suelo pensar antes de hablar y de actuar, aunque eso tampoco garantiza que no me equivoque, es muy fácil tomar decisiones a toro pasado. Y aunque dé más rabia equivocarse habiendo reflexionado previamente sobre un tema, al menos tienes la certeza de que no has podido hacerlo mejor en ese momento y con esas circunstancias, sencillamente porque no se te ha ocurrido. Hay que conocer las propias limitaciones.

 

Tengo la manía por ejemplo de mantener interminables conversaciones imaginarias. Seguramente le doy demasiadas vueltas, pero eso me prepara psicológicamente para el enfrentamiento verbal. Después la vida siempre te sorprende y las personas más, de modo que suele suceder que en la conversación real nunca aparezca la frase que da pie al argumento que yo había preparado, pero no importa, de eso sirve el ensayo imaginario: le has dado tantas vueltas al tema que las frases contundentes revolotean a tu alrededor y acaban encontrando la forma de salir por tu boca, aunque sea revoloteando torpemente y no a la manera de la flecha directa e incisiva que tú habías imaginado.

 

Yo sé que no es sano darle tantas vueltas a las cosas, a menudo ni siquiera útil, pero no puedo evitarlo, soy una persona de pensamiento circular tendente a concéntrico. Y cómo me voy a quitar el vicio si la experiencia me dice que a veces se obtienen resultados positivos: el otro día estuvimos tres cabezas pensando durante una hora para escribir las dos líneas de un sms, ¡y con el mensaje obtuvimos el resultado esperado! Claro que la frase brillante vino sola, lo mejor fue lo más directo y sincero que se nos ocurrió, lo que demuestra la veracidad de una metáfora que he escuchado en la sesión de cuentos de hoy:

No sirve de nada dar tantas vueltas. Si no le echas azúcar, por muchas vueltas que le des al café, va a seguir estando amargo”.

14/05/2010 01:47 Elena #. Cotidiano No hay comentarios. Comentar.

El indeciso decide no decidir

Y es que también tomas una decisión cuando no te decides, cuando no te decantas, cuando no te implicas, cuando te quedas parado al borde del camino, que diría Benedetti. Lo ha dejado escrito con otras palabras un tal Neorrabioso en la fachada de la parroquia de mi barrio:

"El punto medio es el punto miedo"

14/05/2010 20:46 Elena #. Cotidiano Hay 2 comentarios.

Vemos lo que queremos ver

20100518012908-ventana1.jpg

La ventana o su reflejo, la madera vieja o los colores, el histórico pasado de este edificio de Alcalá o el árbol que cada año crece.

El eterno dilema del color del cristal con que se mira. La moneda siempre tendrá dos caras. La realidad siempre nos devolverá lo que proyecte nuestra mirada.

18/05/2010 01:29 Elena #. Cotidiano Hay 1 comentario.

Si has estado en la guerra ya todo qué más da

Te pregunto después de tanto tiempo si tuviste miedo y me dices que no. Que sólo los primeros días te quitaba el sueño, que sólo cuando viste en la cara de los demás el miedo. Que sólo a la luz de la linterna en mitad de la noche, que sólo mientras esperabais ya con el casco y el chaleco antifragmentos puesto.

 

Después viste por primera vez proyectiles como en las películas y un estruendo como de fuegos artificiales y un temblor que era de morteros. Y no estabas sentado a la mesa en la hora del telediario ni en las fiestas de tu pueblo ni en el cine frente a una superproducción. Estabas en medio de la noche formado con un casco y un chaleco puestos, no te habían preparado para la ficción, ah.

 

Estabas en la guerra de la que tanto hablaban los periódicos, rodeado de la gente a la que tanto acusaban los periódicos, combatiendo el terrorismo que llenaba la boca de los políticos que se aseguraban una primera página en los periódicos y lo que tú estabas viviendo ni siquiera se iba ni se va a contar en los periódicos.

18/05/2010 23:05 Elena #. Periodismo No hay comentarios. Comentar.

Es mejor hacer bien las cosas

Me gusta la gente apasionada hasta por su trabajo, la gente empeñada en hacer las cosas bien. Me gusta la frutera del supermercado más cercano a mi casa, que escoge con delicadeza cada pieza de fruta y te hace sugerencias sin conocerte de nada; me gusta el pinchadiscos de una discoteca de música ochentera que baila y canta entregado cada canción contagiando su entusiasmo; me gusta el chico que se saca un pañuelo del bolsillo para limpiar una minúscula mancha después de haber terminado de abrillantar un gran escaparate.

 

Así dan ganas de comerse las hortalizas, dan ganas de bailar, dan ganas de asomarse a ver qué venden en esa tienda.Tal vez no nos hayamos elegido pero aquí estamos juntos, así que intentemos sacar lo mejor de cada uno”, que decían en la película Sol de Otoño.

 

Sacar lo mejor de uno mismo, esforzarse siempre por hacer las cosas bien, aunque sean a priori malas. Como robar,por ejemplo. Si vas a robar al menos roba bien, con cuidado de hacer el menor daño posible. Eso debió pensar el chico que estuvo el otro día hurgando en el bolso que había dejado una amiga mía apoyado en la barra de un bar, al que pilló in fraganti seleccionando tranquilamente el botín, escogiendo cuidadosamente qué quería llevarse y qué no, qué le hacía falta y qué iba a ser inútil. Así, abrió el monedero y sacó sólo los billetes y monedas grandes, miró el móvil y lo dejó a un lado, encontró la PDA y se la quedó en la mano, justo cuando mi amiga le gritó “¡¿PERO QUÉ HACES?!”

 

Habría sido mucho más rápido llevárselo todo y tirarlo si acaso luego a una papelera, habría pasado seguramente inadvertido, pero también el daño habría sido mayor, las molestias de cancelar tarjetas y renovar carnés, la pérdida de esos objetos sentimentales que siempre tienen cabida en un bolso... Es lo malo de ser un ladrón honrado.

20/05/2010 01:29 Elena #. Cotidiano No hay comentarios. Comentar.

Objetivos de Desarrollo del Milenio

Conocí a muchas personas que trabajaban, cantaban, reían y vivían con el VIH cuando estuve en Burkina Faso. Una de ellas le quería poner a su hija mi nombre, pero la perdió. Había también miseria, claro, y niños drogados esperando en los semáforos y un hospital terrible donde los cerdos campaban a sus anchas.

Conocí también a un hombre bueno que era enfermero y murió hace poco de malaria. Estuve en su casa bebiendo un zumo y hablando bajito mientras mirábamos un horizonte lleno de piedras. Tengo una amiga en España que con la misma enfermedad vive, trabaja, camina, ríe, lee, canta y sueña.

La ONG Asamblea de Cooperación por la Paz está difundiendo un documental que han realizado sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU y ya antes de empezar la proyección anunciaban lo que todos sabíamos desde que se firmó en el año 2000. Que no se está haciendo desde los Gobiernos que lo firmaron casi nada, que casi ninguno (ha dicho con optimismo, un rayo de fe) va a cumplirse.

Seguramente podríamos llegar un poco más lejos, estar un poco más cerca de alcanzarlos, si la ONU hubiera invertido mejor el dinero que le costó crear ese documento y poner de acuerdo a 192 países para firmarlo. Se me ocurren ocho grandes objetivos a los que destinarlo.

21/05/2010 02:23 Elena #. Historias del lado de allá No hay comentarios. Comentar.

El que se aburre es porque quiere

20100523224543-sara-cumple.jpg

Hace tiempo conocí a una persona que me dijo que se aburría si no estaba en compañía, y me pareció triste que no supiera siquiera entretenerse en soledad, que no le gustara estar consigo mismo y encontrar aficiones sin necesidad de alguien más, porque por mucho que sea mejor la vida compartida (que lo es, yo tampoco soy una solitaria) es con nosotros mismos con quien seguro vamos a pasar el resto de la vida.

Me acuerdo de esto viendo las fotos del primer cumpleaños de mi sobrina ayer, porque desde luego los niños sí que saben divertirse con cualquier cosa, mirad qué feliz es ella simplemente sacando los libros de una estantería, tirándolos al suelo, subiéndose encima. Se divierte tanto que ni siquiera es consciente de que está manteniéndose en pie sola, sin miedo, ella que sólo sabe gatear.

Qué pena que lo olvidemos de mayores, que nos hagan falta tantas cosas para ser felices, que estemos siempre a la búsqueda de tantos entretenimientos. Y que nos empeñemos en desbordar sus habitaciones de juguetes cada vez más sofisticados, si muchas veces cuando les hacemos un regalo se quedan jugando con el cartón, o con el papel. Tengo unos primos trillizos a quienes les regalamos un futbolín y antes de ponerse a montar el futbolín, que era lo que habían pedido, se quedaron jugando más de media hora con la caja, que era muy grande y ofrecía muchas posibilidades, así nos desborda de pequeños la imaginación.

23/05/2010 22:45 Elena #. Cotidiano No hay comentarios. Comentar.

Mirar los árboles, ver el bosque

20100524011349-senal.jpg

No hay "momentito" que valga, qué brillante el tipo al que se le ocurrió. Esta genialidad no la he descubierto yo, la he robado vilmente del facebook de un amigo, pero me consta que la señal está en la calle Atocha a la vista de cualquier paseante con ganas de mirar. Cuántas cosas nos perdemos a veces por no estar atentos a lo que nos rodea, por no tener ojos para ver y no sólo mirar, por no tener oídos para escuchar y no sólo oir.

A veces hay árboles que no te dejan ver el bosque, nos quedamos sólo en los detalles -superficiales o no-, pero muchas otras veces los detalles nos pasan inadvertidos. Es fácil que suceda caminando por una ciudad vertiginosa como es Madrid, nos perdemos gran parte de su belleza y de su encanto. Deberíamos aprender a mirar las cosas de uno con ojos extranjeros.

 

24/05/2010 01:13 Elena #. Divertimentos No hay comentarios. Comentar.

Con la gestapo en los talones

Voy a ver si lo puedo contar objetivamente, sin juicios de valor, en orden cronológico y sin poner el grito en el cielo generalizando el ataque contra todos esos jefes de prensa que torpedean nuestra labor.

 

Hay al suroeste de la Comunidad de Madrid un pueblito llamado El Álamo cuyo alcalde ha decidido presentar su dimisión a un año de acabar la legislatura. Como no ha querido explicar públicamente los motivos y las informaciones que salen al respecto son contradictorias (que si es por razones estrictamente personales, que si está cansado, que si le han llamado del partido a estas alturas de la vida y siendo un don nadie para desempeñar otro cargo, que si ha sido él quien ha pedido que le asciendan y así sin más le van a hacer caso), esta mañana un compañero y yo nos hemos pegado el madrugón para asistir al pleno en el que se hacía oficial la dimisión, pensando (ingenuos nosotros) que iba a dar explicaciones, soltar un discursito agradeciendo a sus concejales los servicios prestados, diciendo que seguirá trabajando por el pueblo ya que seguirá cobrando como concejal, etcétera.

 

Pero el pleno ha durado menos de un minuto: lectura del acta y ya. Le hemos perseguido a lo Belén Esteban para que nos contara pero no quería hablar. Se lleva el “no hago declaraciones”, debe uno sentirse importante diciéndolo por encima del hombro mientras sube una escalera.

 

Bueno, nos habíamos recorrido 47 kilómetros para ser testigos de ese menos-de-un-minuto de gloria, y era raro que no quisiera siquiera leer públicamente un comunicado (sin preguntas, con qué poco nos conformamos ya), así que nos hemos dedicado a preguntar a los vecinos en la plaza del Ayuntamiento qué les parecía que el alcalde dimitiera a un año de acabar la legislatura. Habla pueblo, habla. Era noticioso conocer ’qué siente el pueblo’ y además, algún sonido había que meter en las crónicas radiofónicas.

 

 

Mi primer objetivo eran tres señoras de las que me gusta a mí entrevistar, de las que están paradas en medio de la plaza de charla, con el carro de la compra, porque ésas siempre quieren hablar y de todo opinan, sepan o no, como era el caso. Porque no tenían ni idea, tampoco es que les importara demasiado, respondían casi lo mismo que yo les preguntaba y se fueron yendo poco a poco, hasta que me quedé sólo con una, hablando sobre lo que se había hecho en el pueblo y lo que no durante la legislatura. Ni siquiera era crítica con el alcalde la señora.

 

Pero después de cuatro minutos hablando (está grabado) en medio de la conversación dice la señora: “está ahí en la ventana el alcalde saliente, mirando cómo hablo con la radio”. Yo le contesto que a él ya le he intentado preguntar lo mismo y no ha querido hablar. Justo entonces ha salido del Ayuntamiento un tipo con traje, corbata y gafas de sol, se ha acercado directamente a la señora a la que yo estaba grabando y sin mirarme ni de reojo ha dicho: “hola buenos días señora, venga, que le voy a comentar una cosita”. Y se la ha llevado, sin más.

 

Ladran, luego cabalgamos. El tipo no iba a ser capaz de ahuyentar a toda la gente que pasaba en ese momento por la plaza, así que he seguido preguntando (ya con mi compañero) a vecinos, y una nos ha dicho que si a ese alcalde lo llamaban ’Don Limpio’ porque dejaba limpia la caja, otra que si decían que estaba liado con una concejala, otro que si no se lleva bien con sus concejales... la mayoría, eso sí, que no tenían ni idea ni querían hablar de lo que se comentaba en el pueblo, pero que debería explicarse para detener los rumores. Que al menos esquive el bulto con una mentirijilla del tipo “quiero dedicarme a mi familia”. Es un cargo público y se debe a los vecinos que le han votado y pagado el sueldo estos tres años. Que diga por qué se marcha y que se vaya en paz. Él sabrá por qué ha decidido no hacerlo, si es una casualidad que mientras estábamos preguntando en la plaza se haya bajado a una terraza a tomarse un café con otra concejala, siguiéndonos con la mirada.

25/05/2010 02:19 Elena #. Periodismo No hay comentarios. Comentar.

Metáfora espontánea

Hablando con un taxista de política, de hay que ver cómo corrompe a algunas personas el poder, de repente me dice: "Es que hay gente que no está preparada para tocar las estrellas", y me quedo con esa imagen, ya no quiero oír nada más.

26/05/2010 01:01 Elena #. Literatura No hay comentarios. Comentar.

La vida continúa a pesar de

Yo tengo que ponerme a pensar para saber si alguna vez en mi vida he oído un disparo y la amiga que está sentada frente a mí los escucha a cualquier hora, tanto que ha aprendido a distinguir por el sonido el tipo y la procedencia de las balas. Ella es mexicana y vive en Chihuahua, una ciudad de un millón de habitantes que oficialmente no está en guerra aunque desde hace tres años tiene trece muertos diarios por el narcotráfico.

Yo vuelvo a mi casa caminando a las dos de la madrugada y la verdad es que no tengo miedo, ella tampoco ahora que está en Madrid. Allí todo el mundo llama a sus familiares si van a retrasarse en la vuelta a casa, y casi nadie anda por las calles más allá de las siete de la tarde, se ha marcado un toque de queda implícito. Al hermano de su amiga lo obligaron a correr para acribillarle a balazos, porque lo confundieron con otro tipo. En el maletero de su coche hay una mancha de sangre de un día que se lo robaron. Una vez tuvo que echarse al suelo para protegerse de las balas por un ajuste de cuentas en un restaurante. La policía llegó media hora más tarde y sólo a levantar el cadáver y contar casquillos, dice que haría mejor servicio una funeraria.

Hay días que sale de su casa y piensa que quizá no va a volver. Y yo, sentada frente a ella, me siento estúpidamente afortunada por vivir aquí. Pienso que no sería capaz de resistirlo, que huiría de esa ciudad, y que si tuviera que quedarme preferiría la ignoranca que se confunde con la resignación, salir a las calles como si no pasara nada.

Pero ella no quiere que su país se acostumbre a la violencia, quiere dejar constancia de cada crimen pintando un mural en cada esquina en la que se produzca un asesinato. Extender sábanas con poemas donde los narcos pintan amenazas. Puede parecer una denuncia ingenua pero es una rebeldía y un acto de fe. Al menos cada muerto no será sólo un número más en la lista, al menos los poemas y los dibujos denunciarán la impunidad, al menos los versos y los colores harán feliz por un instante al que pasee en medio de la violencia que desborda la ciudad.

Ella lo escribe mejor que yo en un artículo que se llama "Los registros del miedo" dentro del blog Chihuahua sin temor

http://chihuahuasintemor.blogspot.com/2010/03/los-registros-del-miedo-un-texto-de.html

 

27/05/2010 02:49 Elena #. Periodismo Hay 1 comentario.

"Quiero ponerme en riesgo de alegría"

Ahora que empieza el fin de semana, voy a echarme a las calles con un pensamiento robado, otra brillante idea del poeta que no quiere "escribir versos sino llenarlos de caballos" y que se hace llamar Neorrabioso:

"Quiero ponerme en riesgo de alegría"

28/05/2010 20:12 Elena #. Literatura No hay comentarios. Comentar.

"Un libro es el único aparato que te permite volar incluso entre cenizas volcánicas"

20100529105619-libro-permite-volar-entre-cenizas.jpg

Genial. O, para que nos entendamos todos, :O)

29/05/2010 10:56 Elena #. Recomendaciones No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris